Evaluación del Riesgo

La Real Academia Española define al riesgo como: “Contingencia o proximidad de un daño”.

En este momento hablar de todo el riesgo en una empresa es muy grande, por lo que nos vamos a centrar en esta entrega en el riesgo por el exceso de confianza.

¡Por qué hablar del exceso de confianza!

 

Debemos estar claros que una empresa es un ente vivo, que de acuerdo con las decisiones que se van tomando en el camino y a la razón de ser de todo negocio, es crecer. Dado lo anterior, los dueños de las empresas en el diario caminar, van sumando a sus negocios personal de mucha confianza.

Sin embargo, el famoso dicho “la confianza rompe el saco” es muy cierto, de ahí hay muchas empresas que han tenido muy malas experiencias con personas que fueron, excelentes empleados y amigos, pero que en un momento dado quebraron la confianza dada.

Este tema de romper confianza se debe hablar en dos vías:

1- La persona que lo rompe, tal vez se pueda decir que es por falta de valores, pero también, siendo realistas no hay ser humano perfecto, por lo que en cualquier momento todos podemos fallar.

2- Exceso de confianza dada por la empresa. En este caso aplicamos el famoso dicho “en arcas abiertas hasta el más justo peca”. Lo que significa que muchas veces por esa confianza y deseos de enfocarnos en otras cosas, descuidamos áreas importantes de la empresa, que cuando nos damos cuenta, son golpes muy duros.

Algo que debemos cambiar en nuestra forma de pensar es el tema de que el control es falta de confianza, cuando realmente el control hace que las personas que son empleados de confianza y hasta amigos, tengan delimitadas no solo sus funciones, sino también su campo de acción.

¿Qué beneficios trae el control?

Que buenos colaboradores por medio del control eviten tentaciones y se pierda la amistad, y hasta tener que llegar a la vía judicial (que en muchos casos nunca se llega), pero el daño queda.

Un ejemplo rápido: tenemos un empleado de confianza, y nos enteramos que tiene problemas económicos, debemos preguntarnos: ¿será correcto tenerlo administrando dineros? y por la confianza lo tengo sin control. Tarde o temprano nos puede fallar, pero debemos reconocer que siempre es parte de nuestra responsabilidad, cuidar ciertos detalles, que pueden marcar la diferencia.

Esto es el mismo ejemplo que cuando se meten a robar a la casa de uno, muchas personas hablan de que se sienten violadas en su intimidad, y crea una gran inseguridad. Cuando en una empresa sucede una estafa, robo, o abusos por personas de confianza y en el peor de los casos por familiares, el dolor que esto conlleva es muy fuerte, y después de un evento de estos, uno queda que no sabe en quién confiar.

El riesgo de que este tipo de situaciones se den, nunca se puede eliminar, pero si se puede controlar y disminuir, de tal manera que en verdad uno pueda enfocarse en el negocio, y no estar pendiente de si mi personal está haciendo lo que corresponde. Para esto se implementan prácticas sanas de control interno.

“Poder sertirnos en paz, porque nuestra empresa está en buenas manos, genera bienestar”

Para Asesores Empresariales en Soluciones Integrales de Consultoría es un placer poder atenderles y ayudarles a evaluar su riesgo, y poder brindarles las mejores recomendaciones para que su riesgo sea controlado, y minimizado. Contáctenos y permítanos asesorarle.

Volver